Pues sí señores, se acercan curvas, y si no que se lo digan a nuestros bolsillos. Estamos a mediados de Noviembre y ya llevan días … digo semanas bombardeando con el Black-Friday, el Cyber-Monday, y mil chorradas más. Los poderosos se encargan de grabarnos en el celebro que debemos gastarlo todo y estirar al máximo lo que las financieras nos permitan jajaja. Tonto el último que se quede con un céntimo en el bolsillo jajaja. ¿No te llega para ese suculento jamón 5 Jotas? No seas tonto . . . fináncialo.

OJO que tengo el modo irónico en estado ON. Pero os puedo asegurar que lo del jamón está basado en hechos reales 🤣, y seguro que el caso que conozco no es un hecho aislado.

 

El ahorro como base de la independencia financiera

Ya hemos tratado este tema en multitud de ocasiones. Sin ahorro no existe la capacidad de inversión y sin inversión en activos difícilmente conseguiremos la independencia financiera.

La regla de pagarse en primer lugar a uno mismo cobra todo el protagonismo en este apartado del ahorro.

Es fácil ver a nuestro alrededor casos en los que compañeros o familiares piden un crédito personal para construir una piscina en su bonito chalet rústico, para comprar un carro más voluminoso o para ¿por qué no?, comprarse un jamón de los buenos por Navidad.

Yo he tenido conversaciones con amigos que piden crédito tras crédito para todo tipo de chorradas y les he mostrado cuantos miles de euros llevan pagados de más en periodos relativamente cortos de tiempo. Cuando vemos los números ellos se escudan en que no son capaces de ahorrar pero si tienen que pagar una letra de un crédito pues están obligados a pagar. 😯

Cierto y nada raro, por desgracia. Montones de personas están dispuestos a pagar miles de euros para ahorrar . . . o mejor dicho para gastar.

 

Del 15% al 20%

Cuando comencé todo este camino hacia la independencia financiera tenía un par de lastres a modo de deudas tóxicas que ya liquidé hace varios meses, en torno a un año.

Mi ahorro inicial lo establecí en el 15% de mis ingresos, mes a mes. Esto es que lo primero que hago tras recibir mi salario mensual, realizar una transferencia a mi cuenta de ahorros del 15% del total cobrado.

Los dos o tres primeros meses que realicé este ejercicio tuve que reajustar un poco para llegar con cierta comodidad a fin de mes pero tras ese periodo todo se volvió normal y como era de esperar vivir con un 15% menos de salario se hizo totalmente factible.

Cuando liquidé esas deudas que tenía pendiente decidí subir mi tasa de ahorro al 20%. Ahora ahorro más y tengo más para gastar en cada mes ya que el ahorro inicial me permitió liquidar esas deudas que suponían un pellizco en mi mes a mes.

Con lo cual una de las novedades y mejoras en mi camino hacia la independencia financiera es que actualmente aporto un 20% de mi salario al ahorro. El ahorro es la primera y más importante letra que pago mes a mes.

El ahorro es la primera y más importante letra que pago mes a mes. Supone un 20% de mi salario Clic para tuitear

 

Se acercan curvas ¿qué hago?

Vale lo tenemos claro, se acercan curvas 🙃.

¿Qué voy a hacer yo?

Pues en años pasados no hice nada, seguir el plan y diciembre fue un mes más.

Pero este año me han inflado tanto los webs con el dichoso Black-Friday y el Cyber-Monday que decido aumentar mi tasa de ahorro al 25% en el mes de Diciembre.

Pues sí, eso haré. Este Diciembre en vez de pedir un crédito para el jamón o gastarlo todo en regalos y demás, decido ahorrar un 5% extra para invertirlo en mi proyecto más importante.

Sobreviviré??? seguro que sí. Y ojo que no digo que no vaya a comprar ninguna chorrada o ningún regalo, pero creo que organizándonos bien podemos capear perfectamente esas curvas que se vienen.

Simplemente estar alerta. Aprovechemos las ofertas pero sin caer en la trampa del gasto absurdo.

 

Sin más me despido desde el Sur de España

Un saludo

Raúl

 

.