pueblo

Así me gusta verlo a mí, el Pueblo y la Nobleza, con otros colores y otros matices pero las diferencias son claras, el pueblo y la nobleza ahí están. Ahora le llaman clase baja, media y alta.

Nadie decide donde nace.

Nadie puede decidir donde nacer pero sí podemos decidir el camino a recorrer. Marca tus pasos Clic para tuitear

Ser de clase baja es un marrón y más si vives en lugares subdesarrollados en los que las barreras para salir de ese grupo son enormes, y en la mayoría de los casos infranqueables. Los de clase baja de sociedades más desarrolladas tampoco lo tienen nada fácil pero, ya más que por falta de recursos, será por falta de orientación y por andar rodeado de un ambiente que posiblemente aporte pocas herramientas que muestren el camino a una vida más cómoda. Evidentemente algunos son capaces de triunfar partiendo de estos niveles, grandes proezas las de estos héroes.

La clase media no está mal pero, ¿a qué precio no está mal?. El modelo actual está creado por unos pocos iluminados y para que sus ovejitas y sus borregos, es decir, la clase media, produzcan. Todo se orienta a formarnos en las escuelas con los estudios enfocados a producir y a no salirnos del sistema que mantiene a la clase alta.

¿A cuántos ricos o millonarios conocéis? ¿Existe de verdad esta “raza” de seres humanos?. Yo no conozco a ningún rico pero haberlos tenemos claro que los hay. Ellos no se mezclan demasiado con la clase media, son de otro nivel, tienen formaciones académicas y orientaciones de otro tipo, van a escuelas diferentes con programas de estudios sutilmente diferentes, una pequeña diferencia que les hace cambiar el enfoque general de la vida y que les enseña a manejar el poder.  La clase media obedece y se conforma, conseguir un buen trabajo es todo un éxito pero quizás algunos como yo, lo vean tan solo como un esclavo del s.XXI que ha conseguido un puesto de privilegio respecto al resto de los ciudadanos que formamos el grupo. Puesto privilegiado que siendo honestos, más de uno lo querríamos y yo no me excluyo.

Yo soy ciudadano del mundo, esclavo de clase media, educado para seguir en el sistema que mantiene a los de clase alta. Soy feliz y vivo cómodo pero eso de carecer de libertad real no me convence del todo. Gracias al extraordinario avance tecnológico de los últimos años y al mundo que nos ha abierto la red de redes con acceso casi ilimitado al conocimiento, voy a dar un pasito adelante y pondré cuanto en mi mano esté por dejar de ser esclavo.

Creo que la educación financiera es crucial para conseguir dichos objetivos o al menos el camino que yo decido emprender irá enfocado a ese campo y será todo un placer compartir mi camino con quienes decidan, al igual que yo, pensar de modo diferente al que lo hace la gran masa.

¿Por qué elijo este camino del mundo financiero? Simplemente, porque además de considerarlo un camino objetivo y realista, he descubierto que me apasiona y el trabajo que ello suponga fácilmente queda transformado en placer, diversión y ocio.

Acompañame, quedan muchas cosas por aprender y conocer.